h1

Vacaciones en Roma (día 1)

5 junio 2010

Como una panzada a videojuegos no siempre consigue hacerte olvidar (ni el alcohol hamijos) que en tu trabajo programas en JavaEE😦 de vez en cuando está bien irse de vacaciones, así que la semana pasada me escapé a Roma a comer carbonara a toneladas y a criticar el falso voto de pobreza de los curas desde dentro del mismo Vaticano😄
Y la cosa es que el viaje no empezó demasiado bien. Señores de Iberia, gracias por no contratar tripulaciones de respaldo y retrasarnos 4 horas. Así que a morirnos del asco en Barajas, literalmente, porque para que yo prefiera comer en el McDonald’s antes que en el resto de sitios ya hemos llegado a unos extremos antes desconocidos por el hombre (también conocidos como sándwich envasado a 6 euros). Pero bueno, a pesar de que el CBO se nos atragantó por la mala leche y porque sabe un poco chungo-raro, finalmente embarcamos y conseguimos llegar a Italia. Allí al menos parece que el aeropuerto está diseñado por personas y no por monos psicópatas con estrés postraumático, y la cinta del equipaje estaba cerquita de la salida del avión. 20 minutos más tarde…

Un amable ¿vigilante? del aeropuerto nos dice que el tren y el autobús “oficiales” son para mariquitas, que vamos a tardar mucho y cojamos un “mini-shuttle” (en un inglés aún más ajarenagüer que el de los españoles, ¡yuju!). El mini-shuttle en cuestión es tal que así:

Furgoneta negra
La típica furgoneta negra de secuestros, ajá… Preferimos esperar a morir por lo menos al segundo día, por ver algo de la ciudad vaya, así que optamos por el bus normal. Tampoco es que nos librásemos del horror porque ¡¿qué le pasa a esa gente?! La frase “están locos estos romanos” nunca tuvo tanto sentido. El conductor del minibús que me lleva al trabajo todos los días está p’allá, pero el de éste no bajaba de 140 e iba adelantando a los coches por la derecha😄 Un par de paros cardíacos más tarde…

Llegamos al hotel, justo al lado de Termini. Zona recomendada si vais solo a dormir, porque es donde están los hoteles/pensiones baratitos, pero nada más; tienen razón cuando dicen que los hoteles en España no tienen nada que ver con los del resto de sitios. La habitación en sí no estaba mal del todo (y qué pedazo de tele que tenía, total para que el único canal que mereciese la pena fuese Radio Capri), pero el baño lo resumiré diciendo simplemente que no era fácil darse la vuelta en la ducha x’D

Aunque ya era de noche, por no decir que habíamos tirado el día fuimos a dar una vuelta hasta Trevi, que está a un par de kilómetros, echamos dos duretes en la Fontana (muy bonita de noche, aunque el número de turistas tiende a infinito), probamos el primer helado y vimos una pasarela horterilla que habían montado en la Plaza de la República para el pre-estreno de Sexo en Nueva York 2, muy italiano xD

Pre-estreno de Sexo en Nueva York 2

En el hotel, a leer 10 minutillos de Marte Rojo (es un tocho para llevar de viaje pero se lo recomiendo a todo el mundo, gracias a los ajares por convencerme de su compra) y a roncar.

2 comentarios

  1. Mi viaje de bodas empezó en Roma hace 11 años. Nos llevaron al hotel en un vehículo de esa guisa (iba incluido en el viaje). Y te has llevado de Roma exactamente la misma primera impresión que yo: que para ser una ciudad antigua se mueve a toda hostia y con fuerzas centrífugas misteriosas, como una bola en un pinball de estos tridimensionales.

    En nuestro caso, después del circuito, cuando íbamos por la Via del Corso (calle de tamaño respetable con una respetable doble línea continua) el tipo vio a su izquierda el hotel, giró 180º de acera a acera (técnicamente no fue un trompo porque no usó el freno de mano ni derrapó, pero casi nos comemos el asiento de delante) y quedó parado. “Hotel Regno”, dijo.

    Ya contarás qué te parece Marte Rojo. Yo lo leí, tengo curiosidad.


    • Lo más sorprendente del tráfico es que, a pesar del pinball, ¡no vi ningún choque ni atropello! Como mucho algún pitido, especialmente a peatones… cuando cruzaban por pasos de cebra. No quiero imaginarme su dinámica en las rotondas de Oviedo xD

      Sobre Marte Rojo intentaré hacer una reseña, aunque leyendo poco más que en el trayecto al trabajo creo que pasará un tiempo hasta que acabe la trilogía🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: