h1

Marte Rojo

12 julio 2010

Esta reseña va dedicada a Guti, aunque espero que gracias a ella más gente se anime a leer este libro, porque merece mucho la pena. Con él, Kim Stanley Robinson inicia una trilogía de ciencia ficción que narra la terraformación de Marte desde un punto de vista realista, si exceptuamos que empieza en 2026 y al paso que vamos nos harán falta bastantes más añitos😛

Portadas de Marte Rojo, Marte Verde y Marte Azul

El libro comienza con el viaje a bordo del Ares, la enorme nave que aloja a los primeros cien colonos, todos ellos científicos (y un psicólogo, que no sé dónde englobar x’D). En esta primera parte se presentan las relaciones entre los personajes y sus primeras diferencias, todo ello desde una narrativa en tercera persona pero que gira alrededor de un personaje en cada capítulo. Para esta primera parte la elegida es una rusa emocionalmente inestable que parece más preocupada por sus amoríos que por la misión. Pero noooo, esto no se convierte en “Anatomía de Grey en el espacio” (fiu).

Con la llegada al planeta comienzan la construcción de la Colonia Subterránea, su residencia durante los años siguientes, y la exploración, momento en el que empiezan a surgir las verdaderas disputas en temas de política y ecología.
La Tierra está al borde del colapso por la superpoblación, la falta de materias primas y el dominio abusivo de las multinacionales. Para algunos, esta es la oportunidad de enriquecerse tejiendo los primeros hilos de la red industrial marciana. Para otros, el momento perfecto para abandonar a la corruptela político-económica que los envió y crear una nueva civilización basada en el conocimiento. Y para un último grupo, la realidad es que no quieren convertir Marte en otra Tierra, sino adaptarse al planeta y estudiarlo en su estado actual.
A lo largo del libro se narra la lucha entre estas facciones, y las consecuencias de la presión económica sobre el planeta.

La historia está en un equilibrio apto para cualquiera que busque trasfondo científico, tanto para los fans de la ci-fi más allá de las aventuras y desventuras típicas de los space opera, como para los que nunca se hayan acercado al género, porque a nivel social podría estar perfectamente ambientado en la Tierra; nadie se puede desprender al 100% de sus raíces, y se nota en la sociedad que resulta finalmente.
Y a pesar de su gran parte científica, y esto no es algo que se suela ver bien reflejado en la ci-fi, al tratar en profundidad las motivaciones de todos los personajes y tener todos ellos visiones dispares, consigue despertar sentimientos hacia ellos (!!!) y que termines identificándote, alegrándote y frustrándote con alguno por necesidad. Aunque desde el principio el objetivo claro es la terraformación, cuando la más radical de sus detractores deja claro que habrá datos geológicos que nunca se podrán explicar porque los cambios los destruirán, se te hace un nudo en el estómago. Cuando describe desde un rover el paisaje, que se diría desolador, en realidad parece que estuviesen en un paraíso inexplorado.

Así que se lo recomiendo a todo el mundo, sobre todo si tenéis tiempo para leerlo con calma y darle un par de vueltas a la cabeza con algunas situaciones que plantea.

Y después del salto…

*** ATENCIÓN CRÍTICA CON SPOILERS ***

En el fondo, no pude evitar que el desarrollo del libro me pusiera un poco triste. Aunque el conflicto político-económico se plantee rápidamente, los primeros capítulos narran una utopía científica e ingenieril, y la idea impulsada por Arkadi de crear una sociedad de cero parece abrir la posibilidad de la “purificación”, aunque resulte algo egoísta para los terranos:-/

Pero la construcción del ascensor espacial, que en la mayoría de relatos de ci-fi es el objetivo fantabuloso y definitivo, en este caso es más una derrota. Y vista la evolución actual, una sociedad marciana formada prematuramente, supeditada a las megacorporaciones y con una inmigración descontrolada no parece tan descabellada.

La “revolución” parece la única salida posible, pero que prácticamente acabe con todo lo que se había conseguido hasta el momento tampoco alivia mucho. Aunque hay que reconocer que la caída del ascensor espacial y de Fobos son muy espectaculares😮

La última sorpresa e ironía fue que justamente gracias a Hiroko, uno de los personajes que más me habían disgustado al principio por su pinta pseudo-hippie y su falta de justificaciones durante todo el libro, al final resurgiese la posibilidad de esa sociedad utópica, adaptada al planeta pero buscando igualmente el desarrollo tecnológico. Tengo ganas de ver su evolución en “Marte Verde”🙂

3 comentarios

  1. hola,me emociona mucho todo lo que tenga que ver con el planeta marte,espero leer lo mas pronto posible esta trilogia, saludos y muchos exitos


  2. Bueno, excelente reseña. Está mejor escrita que el libro🙂

    Es un libro que me decepcionó un tanto, quizás precisamente porque me pareció que podía ser aún mejor. Pero vamos, estoy de acuerdo en que no es precisamente una pérdida de tiempo leerlo, y que está bien hecho.

    Arkadi… Estos rusos siempre pensando en revoluciones…


    • Al final van a tener razón cuando dicen que las expectativas son precisamente las que nos chafan muchas veces😛

      Como yo lo terminé un poco más ilusionada, ya he empezado “Marte Verde”, tocará hacer otra reseña para entonces🙂



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: